[Total:1    Promedio:5/5]

Llegó el momento de hablarte de nuestro último día en Islandia, pasamos 6 días conociendo lugares maravillosos del sur de Islandia, y este último día en la isla lo íbamos a dedicar a conocer la capital del país, Reikiavik. En este artículo te explicamos qué ver en un día en Reikiavik.

 

Qué ver en un día en Reikiavik

Dormimos muy cerca del centro de la ciudad (MI HOTEL EN REIKIAVIK – I SLEEP REYKJAVIK GUESTHOUSE) por lo que, a pesar del frío, pudimos hacer todo el recorrido andando excepto los baños públicos donde fuimos en coche.

 

Iglesia Hallgrímskirkja

Es una iglesia de rito luterano situada en el centro de la ciudad. Frecuentemente es nombrada como la “Catedral de Reikiavik”, por su tamaño y apariencia, pero en realidad es una iglesia.

 

Es el edificio más alto de Islandia con 74,5 metros de altura. La iglesia tiene su nombre dedicado al poeta islandés Hallgrímur Pétursson.

 

La iglesia está inspirada en los flujos de lava basáltica del paisaje de Islandia para construir la fachada, el interior de la iglesia es de tres naves y  bastante sobrio, aunque tiene un gran órgano de tubos.

 

Fue nuestra primera visita de Reikiavik y nos gustó mucho, paseamos por el interior y luego subimos hasta la torre, pasamos frío y vimos la ciudad desde el cielo.

 

 

  • Horario:  de 9:00 a 17:00h en invierno y de 9:00 a 21:00h en verano. 
  • Precio: La iglesia se puede visitar de manera gratuita. Si quieres subir hasta la torre debes pagar 1.000 ISK

 

 

Monumento a Leif Eriksson

Junto a la iglesia Hallgrímskirkja se encuentra el monumento a Leif Ericson (970-1020) considerado como el primer europeo en aterrizar en América del Norte casi 500 años antes de Cristóbal Colón.

 

 

Lago Tjörn

Luego continuamos nuestro recorrido por Reikiavik hasta el lago Tjörn, lugar donde desembarcaron los primeros colonos en el siglo IX, encabezados por Ingólfur Arnason. 

 

 

Dimos un paseo rodeados de nieve y patitos y seguimos el bordo del lago para ir hasta nuestro siguiente punto.

 

 

 

Edificio Harpa

Este edificio es uno de los más importantes de la ciudad, es un centro de conciertos y conferencias. Es famoso por su fachada de hexágonos de cristal. La entrada es gratuita y nosotros decidimos entrar y pasear tranquilamente por su interior, este fue uno de los días que más frío pasamos en nuestra ruta de 7 DÍAS EN EL SUR DE ISLANDIA.

 

Sólfarið

El Viajero del Sol (Sólfar) es una escultura que representa un bote de los sueños, una oda al sol. Evoca un territorio por descubrir, un sueño de esperanza, el progreso y la libertad. Está ubicada junto al edificio Harpa.

 

 

Tras esta visita volvimos al centro de la ciudad

 

Calle Laugavegur

La calle Laugavegur es el centro neurálgico de compras de Reykjavik. Su nombre proviene de la antigua costumbre de las islandesas de lavar la ropa y tenderla en dicha calle. Es una concurrida calle llena de tiendas exclusivas y centros comerciales, con gran variedad de restaurantes, discotecas y bares.

 

 

  Si prefieres puedes visitar Reikiavik con un Tour panorámico por Reikiavik donde seguro que te explican todo con mucho más detalle o puedes hacer un tour con Autobús turístico de Reikiavik.

 

Estábamos muertos de frío, así que decidimos ir a comer y entrar en calor. Lo hicimos en el restaurante Svarta Kaffid un lugar imprescindible para probar la sopa islandesa. Llegamos y había cola y el restaurante estaba lleno, pero nos indicaron que a pocos metros había otro restaurante en el que nos podíamos sentar con nuestros platos.

 

El restaurante tiene dos tipos de sopa, una de carne y otra de pescado, que se sirven en un pan o no según tu gusto y presupuesto. Nosotros íbamos a tomar una de cada, pero al llegar nos informaron que solo había de cordero así que nos pedimos dos.

 

Personalmente no soy muy fan del sabor del cordero, es muy fuerte, y la sopa me pareció que tenia mucho sabor a cordero, pero claro era sopa de cordero, ¿a qué iba a saber? nos costó 28,74€ los dos platos de sopa, una en pan y otra no.

 

 

Como te he dicho no me gustó demasiado la sopa y además tenia ganas de probar los que se dicen ser los mejores hot dogs del mudo así que nos acercamos hasta Bæjarins Beztu Pylsur, un puesto de comida y compramos uno (3,72 €), el hot dog esta bueno, pero tampoco es delicioso, quizás está sobrevalorado porque todo es muy caro en Islandia y este hot dog es asequible y esta bien.

 

 

Tras la segunda comida tocaba el momento de pasar la tarde en unos baños termales, era nuestro último día en el país y no podíamos irnos sin probar la experiencia.

 

Había buscado información sobre la famosa Blue Lagoon pero no me decidía por el elevado precio de la entrada (85€ por persona), como hay que reservar con antelación nos quedamos sin entrada así que tuvimos que buscar una alternativa y encontramos los baños termales públicos de Laugardalslaug.

 

Baños termales públicos de Laugardalslaug

Se sitúan a las afueras de la ciudad, es recomendable ir en coche, tiene zona de parking donde podrás aparcar sin problema  y lo más importante nos costó 16,18 € los dos sin limite de horario.

 

Cabe comentar que este lugar no tiene el lujo de la Blue Lagoon si no que se tratan de unos baños públicos donde van las familias a pasar la tarde.

 

Llegamos y nos separamos en los vestuarios (hombres y mujeres), nos pusimos los bañadores y salimos hacia las piscinas externas, morimos de frío hasta que entramos en el agua, una vez dentro la experiencia divertidísima, éramos los únicos extranjeros rodeados de islandeses hablando de sus cosas, familias,… me hubiese encantado hacer fotos, pero estaba prohibido.

 

Te dejo algunas fotos de internet para que te hagas una idea del lugar:

 

 

 

Tras pasar la tarde en los baños termales nos fuimos a descansar a nuestro hotel para ese noche el Eldey Airport Hotel, cercano al aeropuerto de Klefavík, ya que al día siguiente nuestro vuelo a Barcelona salía temprano y era la mejor manera de descansar lo máximo posible. Aquí acababa nuestras visitas en Islandia, una pena porque nos enamoramos del país.

 

NOTA: El día anterior (DE HÖFN A REIKIAVIK) la agencia con la que íbamos hacer una ruta de caza de auroras boreales nos indicó que no había visibilidad y que lo intentaríamos al día siguiente. Este día volvimos a recibir un mail informándonos que tampoco había visibilidad por lo que nos quedamos sin ver (en este viaje) las auroras.

 

Autor

Viajera del 84. Aunque mis padres siempre me llevaban al pueblo, yo devoraba las aventuras por el mundo de Willy Fog. Viajo porque me hace mejor persona y ahorro dinero en psicólogo y clínicas de belleza. Y aquí hablo de mis experiencias viajeras y os doy consejos para disfrutar al máximo de vuestros viajes.

Déjanos un comentario

Pin It