Nuestro primer día de escapada de 3 días a Eslovenia fue puro trámite para llegar a nuestro destino. Salimos de Barcelona a las 19 horas y llegamos al aeropuerto de Venecia (Aeropuerto de Marco Polo) a las 21h, recogimos nuestro coche de alquiler y nos acercamos hasta la frontera de Italia con Eslovenia, en algo más de una hora y media.

 

En la localidad de Monrupino (zona de Trieste) reservamos nuestro alojamiento para esa noche.

 

B&B Quattro Querce

Localización: località Repen, 181, 34016 Monrupino, Italia

 

 

Lo que más me gustó

  • La atención recibida: antes de llegar nos comunicamos por email y whatsapp. Además llegamos más tarde de lo previsto, casi a las 12 de la noche, y el matrimonio nos estaba esperando con una sonrisa en la cara.
  • Era un B&B con 3 habitaciones y baño compartido. Estábamos solos en la casa y por lo que teníamos totalmente disponible.
  • El desayuno estaba riquísimo. Café, zumo, pan y embutido, pastas dulces,… todo en cantidades industriales para nosotros dos solos.
  • Es una casa familiar y dispone de sitio para aparcar.

 

 

Lo que menos me gustó

  •  Localización: esta situado en una urbanización en medio de la nada. A nosotros nos fue bien porque era una parada técnica para cruzar hacia Eslovenia, pero debes saber que no hay nada en las proximidades.
  • La cama no era excesivamente cómoda.
  • El baño no tenía secador de pelo, algo imprescindible cuando hace frío y tienes el pelo largo.

 

Conclusión

Si tuviera que dormir en algún lugar próximo intentaría que fuera un hotel, en vez de un B&B por dos motivos:
  1. La mujer nos tuvo que esperar a que llegásemos casi a media noche y a mi eso me sabe mal, en un hotel se sabe que hay turnos y no hay problema.
  2. Por no molestar a la mujer con el desayuno quedamos que nos lo preparase a las 8h de la mañana. Si hubiésemos estado alojados en un hotel hubiésemos desayunado antes para empezar la ruta a Eslovenia antes.

 

Aquí tienes algunos que podríamos considerar que cumplen los requisitos:

 

 

 

Autor

Viajera del 84. Aunque mis padres siempre me llevaban al pueblo, yo devoraba las aventuras por el mundo de Willy Fog. Viajo porque me hace mejor persona y ahorro dinero en psicólogo y clínicas de belleza. Y aquí hablo de mis experiencias viajeras y os doy consejos para disfrutar al máximo de vuestros viajes.

Déjanos un comentario

Pin It