Como ya sabes este blog es un lugar donde #ElCámaraResignado y yo misma explicamos nuestras experiencias por el mundo, pero no es sólo eso, si no que cuando alguien nos pide participar dando información de utilidad sobre algún lugar del mundo, estamos totalmente abiertos a posts colaborativos.

 

El post de hoy es uno de esos post. Soni es una chica mejicana que se puso en contacto con nosotros porque quería mostrar al mundo que su ciudad, Huatulco (Mexico) no es sólo un lugar de sol y playa, cuando leí su email no dudé en darle un hueco en este blog porque ya sabes que soy totalmente defensora de conocer lugares más allá de sus playas.

 

Te dejo con Soni y su defensa de Huatulco:

Hola, soy Soni, hablo hasta con las piedras y viajera persistente cuando el trabajo y el dinero lo permiten, y cuando no, me encanta leer de las experiencias de otros viajeros, sobre todo si tienen sentimiento al contarlas.

 

Disfruto conociendo nuevos lugares, al comer diferentes platos y repetir visitas en los sitios que guardo buenos recuerdos o amigos casuales. Creo que los viajes en auto son geniales porque puedes ver cambiar el paisaje, hablar con la gente, detenerte en diferentes lugares, incluso los no planeados, además de comprar artesanía. Pero también me emociona moverme en avión o tren porque ahorra tiempo y se pueden planificar otras actividades. Aún tengo pendiente viajar en barco.

 

No soy buena tomando fotografías porque no soy la más rápida y creo que me pierdo de “algo” cuando intento captar las imágenes. Pero soy buena escribiendo, puedo compartir lo que veo con las palabras, y creo que contar nuestras vivencias nos enriquece porque encontramos compañeros de viaje para compartir riquezas.

 

Pienso que las vacaciones y los viajes no deberían resumirse a las playas o centros de diversión temática, y no es que no disfrute un poco de sol o no me divierta, pero por muchos años el sector turístico nos ofreció una imagen idealizada acerca del turismo moderno con elementos que atraen al visitante internacional en busca de las tres “S”: sun, sea and sex”, y la verdad es que esa es una mirilla muy estrecha para disfrutar un lugar porque nos olvidamos de la comunidad que nos recibe.

 

Además, este modelo de desarrollo turístico, que creo es más un modelo de colonización cultural en el que se borra o ignora la comunidad, está dando paso a otras propuestas más interesantes cuando se trata de conocer el lugar que visitamos. Algo menos “artificial” como el turismo alternativo o rural.

 

Así que quiero invitarlos a Huatulco, México. Aunque se trata de un destino creado exprofeso para “vender” la imagen de sol y playa mencionada, no es sólo eso. Los invito a conocer aspectos del lugar que pueden enriquecer su estancia y redituar el viaje hasta este rincón del mundo. Vamos:

 

Mapa de Huatulco en México
Mapa de Huatulco en México

 

“La panza primero”

Reza un dicho popular y para mí es un lema de vida porque si disfrutamos la comida alimentamos el alma. Aquí la comida local es altamente recomendable. No tenemos restaurantes de comida rápida (tipo Mc. Donalds), pero la mayoría de los comedores ofrecen pescado que esa misma mañana cayó en las redes de los pescadores ribereños ¡Bien fresquito! Así que es recomendable probar la sopa de pescado, piña rellena de mariscos o el atún (¡que no es de lata!).

 

Si no son aficionados a la comida del mar, también pueden encontrar el mole típico de Oaxaca (salsa de chiles y chocolate), o tortillas (pan de maíz aplanado sin levadura, típico de México) rellenas con pescado o con carne de res.

Plato de mole típico de Oaxac
Plato de mole típico de Oaxac

 

Para terminar, con café de olla (parecido al tipo americano) de excelente calidad de Pluma Hidalgo, una comunidad cercana donde se cosecha.

 

Por cierto, si disponen de un día en sus vacaciones, Pluma Hidalgo es un lugar para escapar del calor que algunos días de primavera supera los 40 grados en Huatulco. Ahí pueden comer consomé, carne de borrego cocinada en hornos de tierra y nicuatole (un preparado dulce, tipo gelatina, de leche y maíz). Pero lo recomendable es ver paisajes montañosos verdes cubiertos con niebla al caer anuncia el atardecer.

 

Pluma Hidalgo en México
Pluma Hidalgo en México

 

Agua sin playa ni piscinas

Algunas veces parece que es imposible en el imaginario popular pensar que existan lugares para disfrutar el agua sin playa o piscinas. Pues bueno, aquí tenemos cascadas y ríos.

 

Comienzo por recomendarles las cascadas de Copalitilla y Llano Grande. Pueden desplazarse a ellas en un transporte público, está a unos cuarenta minutos del centro del pueblo de Huatulco, La Crucecita, así que pueden regresar el mismo día o pernoctar en el lugar en una cabaña que alquila la comunidad. Las cascadas son de agua fresca que forman una piscina profunda de unos 20 metros de largo.

Las bonitas cascadas de Copalitilla y Llano Grande en México
Las bonitas cascadas de Copalitilla y Llano Grande en México

 

Los locales y los aventurados suben 5 o 10 metros por senderos a los peñascos alrededor de la cascada y se zambullen en la poza que se forma por la caída de agua. Les recomiendo llevar comida ligera como para un picnic porque no hay servicios de alimentos cerca y si disfrutan la actividad seguro tendrán que reponer energías.

 

El río Copalita

A 20 minutos de Huatulco, es para los más atrevidos y para quienes les gusta la adrenalina (no es para mí). Ahí el aventurero puede bajar los rápidos en barca, aunque depende de la estación en la que visiten el lugar ya que en tiempo de lluvia (agosto y septiembre) será más el caudal del río y por lo tanto mayor la rapidez de descenso. Una vez terminado el recorrido la zona arqueológica Bocana del Río Copalita nos permite caminar por vestigios arqueológicos de un pueblo que en definitiva es más que sol y playa.

Se pueden practicar deportes de aventura como el rafting
Se pueden practicar deportes de aventura como el rafting

 

El mariposario Yeé Lo Bee

(Flor del cielo en lengua Zapoteca) es el mayor de Latinoamérica y les puede ofrecer un día de actividades como: ver una mariposa romper su crisálida, liberar mariposas o pasar un rato contemplando y/o fotografiando estos insectos. A mí me parece una experiencia enriquecedora quizá por lo delicado de estos animales, o quizá soy romántica, nada más. Pero vale la pena experimentarlo.

 

El lugar cuenta también con un criadero de iguanas y un lago con patos, estos animales realmente no son tan atractivos como las mariposas pero igual no nos resistimos a fotografiarnos con una iguana en la cabeza… Además, pueden comer y descansar bajo las palapas.

 

 

Para terminar de hablarles de Huatulco necesitan saber que se ubica en una región de bosque de selva caducifolea lo que nos permite practicar el senderismo y avistamiento de aves como pericos de cabeza amarilla o carpinteros. Estas actividades se realizan en una reserva natural, cercana al centro del pueblo, y nos permite además conocer la historia del lugar porque los guías son lugareños que nos cuentan de invasiones piratas, una cruz milagrosa o el que fuera considerado “el puerto más importante del Pacífico novohispano”: Huatulco.

 

Estas anécdotas son historias que podría contarles en otra ocasión o cuando nos visiten en Huatulco. Están invitados.

 

Autor

Este post está escrito por un autor invitado que ha querido participar en Muero por Viajar. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tus textos y propuestas a [email protected]

Déjanos un comentario

Pin It